Apenas se ha aprobado un 1% de las 700.000 solicitudes

La aprobación de las ayudas del Ingreso Mínimo Vital está atascada.  La plantilla de la Seguridad Social se encuentra desbordada por la falta de medios y la complejidad del proceso.

El Ministerio de Seguridad Social, del que depende la nueva ayuda del Ingreso Mínimo Vital (IMV), es reacio a facilitar información sobre el número de solicitudes aprobadas de esta ayuda.   Conocemos, a través del ministro, que desde su puesta en marcha en junio, se han recibido más de 700.000 solicitudes y que su tramitación está siendo lenta y con complicaciones.

Según Jose Luis Escrivá, a la falta de personal en la Seguridad Social, se une que “hay un porcentaje muy alto de errores en la documentación de las solicitudes que se presentaron muy rápidamente y estos errores hay que subsanarlos”

Ante esta falta de información, desde la Asociación Víctimas del Paro  se ha publicado un documento de la Seguridad Social en respuesta a la petición de información por la Ley de Transparencia.  En él se indica que a fecha 07/08/2020 únicamente se habían aprobado 3.966 solicitudes del Ingreso Mínimo Vital, menos del 1% del total.

Esta cifra no tiene en cuenta las aproximadamente 75.000 que se aprobaron de oficio al integrarse la prestación por hijo a cargo.

El sindicato CSIF  habla de una “situación muy compleja, al borde de la parálisis debido a una plantilla muy reducida para resolver la ingente cantidad de solicitudes”. La resolución del procedimiento se lleva a cabo en los Centros de Atención e Información (CAISS) del Instituto Nacional de la Seguridad Social, oficinas en las que los trabajadores, además de atender los expedientes del IMV, también deben continuar con los procesos habituales.”

La plantilla de la Seguridad Social ha sufrido, según denuncia el sindicato, una pérdida de personal año tras año.  También la falta de conocimientos digitales de muchas de las personas que han solicitado la ayuda también ha complicado el proceso.

A ello hay que añadir que en la tramitación del IMV  se produce “la falta de coordinación entre administraciones y organizaciones. Ayuntamientos, servicios sociales y asociaciones del Tercer Sector reciben las peticiones de IMV, pero es la Seguridad Social el único organismo encargado de la resolución, lo que “está generando un embudo con la llegada masiva de expedientes cada día, en muchos casos con falta de documentación que genera a su vez el reinicio del proceso”.

CCOO y Comisiones Obreras coinciden en señalar estas causas del colapso y reclaman reforzar la plantilla de la Seguridad Social con una convocatoria de más de 10.000 plazas para poder garantizar el servicio público.

A primeros de agosto, el sindicato CGT ya alertó del “Colapso en el Instituto Nacional de la Seguridad Social” y de que apenas había un centenar de solicitudes del Ingreso Mínimo Vital aprobadas.

WhatsApp chat
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad