La negociación sobre la prórroga de los ERTE entre el gobierno y los agentes sociales continúa. La propuesta de que consuman paro está sobre la mesa.

Formalmente, en la llamada “mesa del diálogo social” en la que se se está discutiendo el futuro de los ERTE,  debería haber tres sillas: la del gobierno, la de los sindicatos y la de la patronal.

Sin embargo, analizando la guerra mediática que estamos viviendo, uno tiene cada vez más claro que en esta negociación no hay tres partes, sino cuatro:  los sindicatos, la patronal, el ala más progresista del gobierno, representada por la ministra de Trabajo (PODEMOS), y el ala más moderada, integrada por los ministros del PSOE (Ministerio de Economía y Ministerio de Seguridad Social).

Solo de esta forma se explicaría el cruce de globos sonda, declaraciones y filtraciones interesadas al que estamos asistiendo. Cada una de las cuatro partes intenta ganar posiciones en la negociación movilizando a la opinión pública en su favor, o directamente en contra de las posiciones que no comparten.  El problema es que el reloj sigue avanzando y nos acercamos peligrosamente a la fecha del 30 de septiembre, momento en que finaliza la última prórroga de los ERTE aprobada por el gobierno.

Miles de trabajadores, pequeños y medianos empresarios y autónomos necesitan saber ya, sin más retraso, qué va a suceder con los ERTE, porque tienen que tomar decisiones importantes para su futuro.  Y no pueden esperar más tiempo.

Hay infinidad de pequeños empresarios del comercio, la hostelería y el turismo, que se debaten entre si jugársela y aguantar hasta el año que viene o echar el cierre definitivamente.  Y para tomar esa decisión crítica, deben tener claros algunos números.  Necesitan saber si el gobierno podrá seguir sosteniendo a sus trabajadores en ERTE hasta fin de año, o si les dejará a su suerte a finales de septiembre.

Y los trabajadores, necesitan saber si en caso de prorrogarse los ERTE podrán seguir cobrando el 70% de su prestación o se les reducirá al 50% y si los ERTE consumirán paro. De esas opciones puede depender que puedan pagar el alquiler actual, la hipoteca, o el colegio de sus hijos.  Y ante la que se avecina, deben tomar decisiones.

Y para evitar un nuevo caos en la gestión de ayudas y prestaciones por desempleo, los gestores, graduados sociales y asesores laborales, necesitan que la nueva normativa que se vaya a aprobar se haga con antelación suficiente para preparar todo el  proceso correctamente y no se apruebe en el BOE la noche anterior, como ya ocurrió durante el estado de alarma.

¿Qué puntos es urgente decidir sobre el futuro de los ERTE?

Hay cinco variables que deben aclararse cuanto antes:

  1. ¿Va a haber una nueva prórroga de los ERTE por covid-19 a partir del 30 de septiembre?
  2. Si hay prórroga ¿será tan solo para algunos sectores o para todas las empresas como en la actualidad?
  3. ¿Se mantendrá el sistema de exoneraciones en las cuotas de Seguridad Social de las empresas?
  4. A partir del sexto mes en ERTE ¿los trabajadores pasarán a cobrar el 50% de su base reguladora o podrán seguir cobrando el 70%?
  5. Si hay prórroga de los ERTE, ¿comenzarán a consumir las cotizaciones por desempleo del trabajador?

Hoy, en este juego de malabares en que se ha convertido la negociación de los ERTE, la bola que tocaba esconder era la última.

Los ERTE que se prorroguen a partir del 30 de septiembre, ¿comenzarán a consumir las prestaciones  por desempleo del trabajador?

Varios medios de comunicación señalan como fuente un borrador que supuestamente presentó el Ministerio de Trabajo en la última reunión de la mesa del diálogo social.

En ese documento se incluiría la propuesta de prorrogar los ERTE por sectores, mantener el 70% de prestación, pero que el ERTE comenzase a consumir paro del trabajador a partir del mes sexto.

La existencia de este borrador el algo que no han desmentido ni sindicatos ni patronal, que curiosamente están de acuerdo en que no se debería reducir la protección a los trabajadores afectados por un ERTE, ni comenzar a descontar las prestaciones de su derecho a paro.

Desde el gobierno no hay confirmación ni desmentido, lo que unido a todo lo anterior, da bastante credibilidad a la noticia.  Todo apunta a que es cierto que el gobierno ha presentado la propuesta de que los ERTE a partir del mes sexto comiencen a consumir paro

Ahora lo que hay que ver es si la propuesta del gobierno, que es real, obedece simplemente a una estrategia negociadora.  También hay que esperar a ver cómo se resuelve la tensión entre los socios de gobierno, con PODEMOS, partidario de mantener la protección social a toda costa y el PSOE, que busca un equilibrio entre la protección social y su viabilidad económica, con unas cuentas públicas imposibles de cuadrar.

WhatsApp chat
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad